Dos fotolibros fundamentales en su vida y un cofre secreto, legado «in memoriam» de Colita a la Caja de las Letras

29 de febrero de 2024

El responsable del Archivo Colita, Francesc Polop
  • Se trata de Luces y sombras del Flamenco y Antifémina, ilustrados por la fotógrafa, figura indispensable del fotoperiodismo en España
  • Para García Montero, la artista «nos enseñó a mirar y ya forma parte de nuestra educación sentimental»

Esta mañana la Caja de las Letras del Instituto Cervantes ha recibido el legado in memoriam de la fotógrafa Isabel Steva Hernández, más conocida como Colita (Barcelona, 1940 – 2023): el libro Luces y sombras del Flamenco (1975), escrito por Caballero Bonald e ilustrado por la fotógrafa, y el catálogo de la exposición Antifémina (en su reedición de 2021), un libro de culto crítico y reivindicativo, con fotos de Colita y textos de Maria Aurèlia Capmany.
 
Este legado estaba previsto que se realizara hace tiempo y Colita había preparado una caja «sorpresa» para incluirla con instrucciones de abrirla tras su fallecimiento. La muerte se la llevó antes del legado, el pasado 31 de diciembre, y esa caja se ha abierto hoy. Contiene una foto de ella disfrazada de payasa, una pequeña cámara de fotos, una pajarita y una narizota roja. Porque según ha explicado Francesc Polop, responsable del Archivo Colita, ella tenía un lema: «Tómate la vida en serio, haz tu trabajo, pero no dejes de ser un payaso». 
 
Figura indispensable del fotoperiodismo
 
El homenaje del Cervantes a Colita, siempre comprometida con el feminismo y con los derechos inherentes a la libertad, es un reconocimiento a la extensa trayectoria de la artista, que con su obra reflejó la vida de Barcelona durante las últimas décadas, plasmó en sus fotos el retrato social de la Transición formando parte de movimientos culturales como la Gauche Divine. Además, inmortalizó el mundo del flamenco y a los personajes más relevantes de la época.

El director del Cervantes, Luis García Montero, recordó que Colita «nos hizo mirar la realidad sabiendo que en una democracia la libertad es decisiva y que la igualdad es la verdadera base de la democracia». 
 
Dos fotolibros fundamentales en su trayectoria
 
Las publicaciones en las que participó la artista forman parte desde hoy de los tesoros que guarda la cámara acorazada de la sede de la institución en el cajetín 1262.
 
Luces y Sombras del Flamenco, libro fundamental en la trayectoria de este arte, está escrito por Caballero Bonald (cuyo legado también se guarda en la Caja de las Letras) e ilustrado con el archivo fotográfico que desde 1969 hiciera Colita de los gitanos flamencos de España, como Carmen Amaya, Carmen de Mairena o Donday.
 
En Antifémina, Colita y la intelectual Maria Aurèlia Capmany —cuya sobrina, Ana Capmany, también asistió al legado—, se unieron para reivindicar el papel de la mujer y, cada una desde su profesión, publicaron lo que puede considerarse el primer libro gráfico abiertamente feminista en la época de la Transición.
 
Según Polop, los dos libros donados «fueron capitales en su vida y contienen el germen de su trabajo, de su mirada». Y añadió que Colita «tuvo una forma de hacer fotografía acercándose a la gente, ese contacto es el que da una dimensión distinta a sus trabajos».  
 
La escritora y periodista Maruja Torres, amiga y gran conocedora de la obra de la artista, también ha participado en el acto. Para ella, «el legado de Colita está lleno de vida y de narices de payaso» ha sintetizado.
 
Imagen. El responsable del Archivo Colita, Francesc Polop, mete en el cajetín 1262 de la Caja de las Letras el cofre «sorpresa» que la fotógrafa legó con instrucciones de abrirlo tras su fallecimiento. Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca


Galería de imágenes

Legado sorpresa de Colita
Foto de familia del legado de Colita
Legado completo de Colita
Discurso de Maruja Torres
Firma del legado

Francesc Polop muestra parte del contenido de la caja sorpresa: una foto de la propia Colita vestida de payaso. Ella decía que era «una payasa muy seria». Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca. 

El Instituto Cervantes, titular de los derechos de reproducción y distribución, autoriza la descarga de estas imágenes para su uso responsable en medios informativos.

Retrato de familia ante la Caja de las Letras: desde la dcha.; el director del Cervantes, Luis García Montero; la escritora y periodista, Maruja Torres; Fransesc Polop y la sobrina de Maria Aurèlia Capmany,  Ana Capmany.
Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca.

El Instituto Cervantes, titular de los derechos de reproducción y distribución, autoriza la descarga de estas imágenes para su uso responsable en medios informativos.

 El legado lo componen el libro Luces y sombras del Flamenco, escrito por Caballero Bonald e ilustrado por la fotógrafa; el catálogo de la exposición Antifémina, con fotos de Colita y textos de Maria Aurèlia Capmany, y la caja sorpresa que legó la artista. Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca. 

El Instituto Cervantes, titular de los derechos de reproducción y distribución, autoriza la descarga de estas imágenes para su uso responsable en medios informativos.

La periodista Maruja Torres pronuncia unas palabras en recuerdo de su buena amiga Colita. Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca. 

El Instituto Cervantes, titular de los derechos de reproducción y distribución, autoriza la descarga de estas imágenes para su uso responsable en medios informativos.

Francesc Polop y Luis García Montero firman el legado de la fotógrafa antes de introducirlo en el cajetín nº. 1262. Foto: Instituto Cervantes / Valentina Deluca. 

El Instituto Cervantes, titular de los derechos de reproducción y distribución, autoriza la descarga de estas imágenes para su uso responsable en medios informativos.
INFORMACIÓN